¿Quiénes son los elegidos?

Los New England Patriots han comunicado su deseo de hacer un Salón de la Popularidad que celebre a los players y logros de su conjunto. En tanto que once ex players se consideran integrantes del Salón de la Popularidad por sus contribuciones al deporte, su “salón” fué de seis páginas en la guía de prensa del conjunto. Con tres victorias en el Super Bowl a su favor en los últimos cinco años, los patriotas están completados para entablar algo más persistente. Se están construyendo proyectos para un museo de los patriotas, un espacio en el que se tienen la posibilidad de exhibir los artefactos y recuerdos del conjunto, y los ídolos del pasado tienen la posibilidad de ser totalmente honrados. Pero aquí está el nuevo proposito difícil de cumplir. ¿Quién va a estar agregado en el Salón de la Popularidad de los Patriotas? Los ya seleccionados cruzaron el umbral de jugador estrella a leyenda deportiva sin cumplir ningún método ya establecido porque no se habían predeterminado criterios. En este momento, oponiéndose a la verdad más extensa de tener que elegir quién más entra, y por qué, las selecciones tienen que ser presentadas y las elecciones tomadas bajo una exclusiva luz. Es un juego de pelota diferente cuando tu conjunto se volvió tan habitual que tienes que entablar reglas y regulaciones para integrar a los pocos y excluir a los varios. ¿Le suena familiar la iniciativa de elegir y seleccionar? Quizás recuerde las clases de gimnasia de su escuela en las que los capitanes de los equipos seleccionaban a un jugador tras otro, hasta que quedaba una pobre alma. O quizás había una fiesta a la que esperabas que te invitaran, pero la invitación jamás llegó. Y, después en la vida, probablemente halla habido un trabajo para el cual usted sintió que se encontraba enormemente calificado, pero alguien más recibió la llamada que usted anticipó. Elegir quién juega para qué conjunto, asiste a un acontecimiento popular o inclusive quién obtiene el trabajo, son elecciones que están fuera de nuestras manos, inclusive si tenemos la posibilidad de saber cómo se han tomado esas elecciones. Si no podías jugar al baloncesto para socorrer tu alma, seguramente te reconciliaste a ti mismo con el último que quedaba parado hace un largo tiempo. Los eventos sociales de la escuela secundaria por lo general tienen relación con el reconocimiento, tanto como las funcionalidades para mayores tienen relación con el triunfo. En ocasiones una fiesta es sólo un conjunto de individuos que pasan tiempo juntos porque desean. Los trabajos comunmente estan destinados a personas de capacidades o talentos moderados, pero con una enorme actitud efectiva que los va a llevar adelante. Resumiendo, día tras días se evalúa a varias personas y esas elecciones de forma automática excluyen a muchas otras. Uno esperaría que las elecciones de fe no caigan en esta categoría, pero eso sería una falsa promesa. Nosotros en la red social de fe somos muy hábiles para tomar elecciones fundamentadas en nuestras percepciones de cómo pensamos que Dios quiere que interactuemos unos con otros. Más allá de que incluimos a la gente que están según con nosotros, excluimos a esos cuya propia fe o prácticas de adoración no son iguales a las nuestras. Utilizar la etiqueta “Cristiano” para detallar nuestra música, películas, sitios vacacionales y libros define nuestras opciones, pero además limita nuestra comprensión de la propagación de Dios en el planeta. No todo lo que Dios tiene una mano en la construcción tiene la palabra “Cristiano” enfrente de ella. Aun cuando se piensa que debemos estar apuntando a hacer iglesias que encarnan la Palabra y el Espíritu de Dios, sitios que se piensa que animan y equipan a la multitud para detectar y utilizar sus dones espirituales dados por Dios, muchas veces poseemos una necesidad de truncar la actividad espiritual de Dios porque esto puede cambiar el status quo. Estamos hablando bastante de Dios y de Jesucristo modificando nuestras vidas, pero no en todos los casos nos gusta la iniciativa de que Dios además trabaja con las vidas de otra gente, y que Dios además tiene trabajo para todos nosotros. La cita,”Dios está en control,” ha surgido como la tarjeta de exhibición para bastante gente que se sienten cómodas suponiendo que tienen su fe, y su Dios, firmemente bajo su control. Viendo retrospectivamente los tres años de ministerio público de Jesús, dos cosas son evidentes: Jesús era judío, jamás había salido del Templo, y Jesús murió mártir, un prisionero político porque desafió a la multitud a ser incluyente. En tanto que los romanos no estaban contentos de que Jesús despertara a las multitudes a lo largo de su predicación y lección pública, la verdad

Post a Comment

Your email is kept private. Required fields are marked *