¿Qué es el Mahayana vs. Budismo Theravada?

Hay diferencias importantes entre los dos movimientos primordiales del Budismo de hoy, Mahayana y Theravada. Entre ellos, algunos son especialmente destacables de comprender, cómo estas divisiones mutuamente excluyentes contrastan entre sí. Antes de emprender estas diferencias particulares, no obstante, debemos aclarar que la primordial y primordial divergencia entre los dos grupos, de la cual se puede deducir que todos los otros se derivan, es que la costumbre Mahayana enfatiza una inclusividad que se muestra como la antítesis de la doctrina Theravada de la preservación. En tanto que la adaptabilidad del Mahayana ha atraído a nuevos practicantes y modificado sobre sí mismo para ajustarse a la modernidad, el Theravada muestra una fuerte resistencia al cambio que le facilita mantenerse leal como un contenedor de pensamientos autenticos budistas, cuestionados pero mantenidos en oposición al desarrollo de dos milenios. Continuando con esta perspectiva, uno de los ejemplos más visibles de elasticidad o, más crítico, revisionismo de la doctrina Mahayana fué la adopción del Bodhisattva ideal forma de detallar lo verdaderamente deseable en la búsqueda de la iluminación. El modelo de Bodhisattva sacrificial coexiste bien con las percepciones occidentales de las características que uno debe tener por arriba de la compasión con apariencia de la figura de Cristo y el altruismo. Aunque hay poco énfasis en el postergamiento responsable del Nirvana en las primeras enseñanzas budistas, este criterio heroico, que resuena bien con los integrantes más nuevos, se convirtió en uno de los levantamientos de la tradición Mahayana. Por eso, en tanto que los budistas Mahayana predican un espectacular rechazo de la salvación personal y lo hacen su misión final, la especialidad en Theravada es un enorme esfuerzo que está guardado sólo para los más capaces. Entonces, puede deducir que las prácticas Mahayana fueron entrenadas en parte importante para las pretenciones de la religión en atraer a nuevos integrantes según las realidades particulares del pasado. Hacer mas fuerte este argumento es la incongruencia tradicional entre la visión de Mahayana y Theravada sobre la naturaleza de Buda, o el potencial humano innato para la iluminación. Para los teólogos del Mahayana, la raza humana está dotada de una aptitud incuestionable para escapar del período de renacimiento. Esta visión efectiva es más simple de comprender cuando se impone a la filosofía Theravada, bastante menos interesante, que la naturaleza humana es un obstáculo a sobrepasar en busca de la trascendencia. Resumiendo, la naturaleza de la raza humana del Mahayana está en conflicto con la iniciativa Theravada de la naturaleza humana del Buda, porque para una naturaleza humana conduce naturalmente a la independencia, en tanto que para el otro brinda obstáculos. Entonces, una naturaleza-buda floreciente, aun en sepa de esta auto-realización, la iniciativa a la que se unen los seguidores del Mahayana, es una filosofía cosmopolita interesante que tiene una aptitud de atraer transformada bastante más importante que la especificación del fuego y azufre de Theravada a la condición humana. No debe sorprender que la interpretación Mahayana, ilusionado y receptiva, sea el blanco de muchas objeciones entre los Theravadins, quienes sospechan que la realidad es intercambiada por números más importantes. Hay otras diferencias inferiores entre el Mahayana y el Theravada, pero no suficientes para dividirlas tan visibles como las nombradas antes. Una distingue chiquita pero perceptible es el papel de la sangha, o red social espiritual, en la costumbre la fe. Los Theravadins, para todos los que el criterio de “ser una lámpara para sí mismo” tiene un más grande concepto, tienden a reflexionar en la sangha como una utilidad costumbre pero no siempre servible en busca de la plenitud religiosa. Es una red social monástica que puede ser servible para un criterio barato la obra de iluminación, pero la existencia de otros en ese ámbito no influye en la compra de la iluminación misma. Esta iniciativa se enfrenta a la consideración que los mahayanistas conceden comunmente a sus congregaciones cuyo propósito es proveer a los integrantes particulares arrojo y acompañamiento mutuo en sus viajes espirituales.

Post a Comment

Your email is kept private. Required fields are marked *