Jesucristo y sus milagros

Algunos lo llaman el “Hijo de Dios”. Otros creen que era sencillamente un hombre en una misión religiosa. No obstante, nadie puede sacarle dado que logró varios milagros en su historia que sanaron e inspiraron a varios. Caminó sobre el agua, pero lo colgaron. ¿Era este hombre un mago? ¿O se encontraba llevando a cabo “Hechos de Dios” como se suponía que hiciera el “Hijo de Dios”? El nombre “Jesús” significa “El Señor es salvación” o “El Señor salva” en griego y es frecuentemente referido como “Josué” en hebreo. El nombre “Cristo” significa “ungido” en griego y “Mesías” en hebreo. Jesucristo surgió en Belén de Judea en los días del rey Herodes y a lo largo de el reinado del emperador Augusto. Surgió de su madre, la Virgen María (como la concepción fue llevada a cabo viable por la felicidad de Dios) y José (que era su marido y su padrastro). El nacimiento del pequeño Jesús fue “anunciado” a los pastores, especialmente a tres magos, que vinieron a conocer al pequeño Jesús siguiendo la Estrella del Norte y viajando desde el Este para traer regalos de Oro, Incienso y Mirra. Estos tres reyes magos fueron instruidos por el rey Herodes para que le informaran para que pudiera, en teoría, conocer a este “rey de los judíos” y ocasionalmente adorarlo a él además. Sin importar lo que se les ha dicho, tenían en cuenta que era una maligna estratagema. Al conocer al pequeño Jesús, se fueron y volvieron a sus orígenes. ¿Eran psíquicos estos hombres? Sus dones físicos no eran tan destacables como su don de “ver”, que les dejaba hallar al pequeño que se encontraba designado a socorrer al planeta de la condenación eterna y del pecado. Luego de la visita de los tres reyes magos, José tomo la decisión de escapar de Belén a Egipto con su familia. Esta elección se basó en una aparición de un ángel del Señor. El ángel le ha dicho a José que el pequeño Jesús se encontraba en riesgo de ser destruido por el rey Herodes. Ocasionalmente, el rey Herodes, por pura íra e insulto a la broma, ordenó que todos y todos los jovenes en Belén, que poseía dos años o menos, fueran asesinados. Cuando el rey Herodes murió, José tuvo otra aparición (en un sueño) de un ángel del Señor. El ángel le ha dicho a José que viajara con su familia a Israel. ¿Joseph era clarividente? ¿O sencillamente era un padre asegurador de su nacido hace poco? Jesucristo pasó treinta años de su historia mayormente privada y sólo tres años de su historia pública. A lo largo de esa chiquita proporción de tiempo, Jesucristo dejó un espectacular encontronazo en bastante gente en bastante más de una forma. Jesucristo además llevó a cabo numerosos milagros y desarrolló un grupo de discípulos que continuaron difundiendo las enseñanzas de su ministerio. Todavía en la desaparición, sus expresiones, enseñanzas y profundas creencias vivieron. Ningún hombre ha tomado nunca la amabilidad y el cariño de todo el mundo como Jesucristo, y ningún hombre seguramente va a volver a atrapar nunca.como su padrastro José, Jesucristo creció y se realizó carpintero. En contraste con su padrastro, cuando llegó a los treinta años, tomo la decisión de aventurarse a ser predicador, maestro y sanador. Jesucristo fue bautizado en el río Jordán. El hombre que lo bautizó fue Juan el Bautista. Luego de ser bautizado, salió al desierto a lo largo de 40 días, que era un lapso de ayuno y meditación. A lo largo de esta vivencia, Satanás lo tentó tres ocasiones, pero no sirvió de nada: el diablo intentó tentar a Jesucristo al principio sugiriendo que él convirtiera las piedras en pan si verdaderamente era el “Hijo de Dios”. Una de las citas más reconocidas vino de Jesucristo, cuando respondió en parte diciendo:”El hombre no sólo de pan vivirá”. El diablo intentó tentar a Jesucristo por segunda vez llevándolo a la localidad santa, asentándolo en un pináculo del templo y sugiriéndole que se arrojara al suelo para que los ángeles tengan la posibilidad de salvarlo. Jesucristo respondió en parte diciendo al diablo:”No tentarás al Señor tu Dios”. El diablo intentó tentar a Jesucristo por más reciente vez llevándolo a una montaña muy alta y prometiéndole el planeta si unicamente se inclinara para adorarle. Jesucristo respondió

Post a Comment

Your email is kept private. Required fields are marked *