Física Cuántica: El Descubrimiento que Demolió Científicamente el Materialismo

El modelo cuántico del universo es un intento de purgar el Big Bang de sus implicaciones creacionistas. Los incondicionales de este modelo lo basan en las visualizaciones de la física cuántica (subatómica). En la física cuántica, hay que ver que las partículas subatómicas se muestran y desaparecen espontáneamente en el vacío. Interpretar esta observación como materia puede originarse a nivel cuántico, esta es una propiedad correspondiente a la materia, algunos físicos intentan argumentar el origen de la materia desde la inexistencia a lo largo de la construcción del universo como una propiedad correspondiente a la materia y presentarla como parte de las leyes de la naturaleza. En este modelo, nuestro universo se interpreta como una partícula subatómica en uno más importante. No obstante, este silogismo está terminantemente fuera de duda y en cualquier situación no puede argumentar cómo surgió el universo. William Lane Craig, el creador de The Big Bang: Theism and Atheism enseña por qué: Un vacío cuántico mecánico que engendra partículas de material dista bastante de la iniciativa ordinaria de un “vacío” (lo que no significa nada). Más bien, un vacío cuántico es un mar de partículas en continua formación y disolución, que toman prestada la energía del vacío para su corto vida. Esto no es “nada”, y entonces, las partículas materiales no van de la nada. (William Lane Craig, Cosmos y Constructor, Orígenes y Diseño, Primavera 1996, vol. II, p. 153). 17, p. 20) Por eso en la física cuántica, la materia no existe cuando no estaba antes. Lo que pasa es que la energía ambiental de repente se transforma en materia y súbitamente desaparece convirtiéndose en energía otra vez. Resumiendo, no hay condición de vida de la nada como dicen. Según Isaac Newton, la luz era un fluído de una sustancia popular como corpúsculos. La base de la física clásico newtoniana -que fue aceptada hasta el hallazgo de la física cuántica- era que la luz consistía completamente en una recopilación de partículas. No obstante, James Clerk Maxwell, un físico del siglo XIX, sugirió que la luz demostraba la acción de las olas. La teoría cuántica reconcilió este enorme enfrentamiento en la física. En 1905, Albert Einstein aseguró que la luz poseía quanta, o chicos packs de energía. A estos packs de energía se les dio el nombre de fotones. Aunque descrito como partículas, los fotones podían ser vistos para actuar en el movimiento de onda propuesto por Maxwell en la década de 1860. Entonces, la luz era un fenómeno de transición entre onda y partícula (George Gilder) un estado de cosas que mostraba una enorme contradicción en relación a la física newtoniana. En el instante luego de Einstein, Max Planck, un físico alemán, investigó la luz y asombró a todo el planeta científico al saber que era tanto una onda como una partícula. Según esta iniciativa, que él proponía bajo el nombre de teoría cuántica, la energía se diseminaba con apariencia de packs molestados y sutiles, en vez de ser recta y recurrente. En un acontecimiento cuántico, la luz mostró caracteristicas semejantes a partículas y ondulatorias. La partícula popular como fotón fue acompañada por una onda en el espacio. En otras expresiones, la luz se movía como una onda por medio del espacio, pero se comportó como una partícula activa cuando descubrió un obstáculo. Para expresarlo de otra forma, adoptó la forma de energía hasta hallar un obstáculo, instante en el que asumió la forma de partículas, como si estuviera compuesta por diminutos cuerpos materiales que recuerdan los granos de arena. Luego de Planck, esta teoría fue ampliada todavía más por investigadores como Albert Einstein, Niels Bohr, Louis de Broglie, Erwin Schrödinger, Werner Heisenberg, Paul Adrian Maurice Dirac y Wolfgang Pauli. A todos ellos se le otorgó el Premio Nobel por sus descubrimientos. Sobre este nuevo hallazgo sobre la naturaleza de la luz, Amit Goswami dice lo siguiente: Cuando la luz es vista como una onda, se ve con la capacidad de estar en dos (o más) sitios de forma simultanea, como cuando pasa por las rendijas de un paraguas y produce un patrón de difracción; cuando la cogemos en una película fotográfica, no obstante, hace aparición discretamente, paso a paso, como un rayo de partículas. Por eso la luz debe ser tanto una onda como una partícula. Paradójico, ¿verdad? En st

Post a Comment

Your email is kept private. Required fields are marked *