El que obedece al profeta (saas) obedece a Alá

Alá acusa a todos de obedecer a los profetas que ha enviado. Estos mensajeros eran hombres bienaventurados que cumplían los mandamientos de Alá, comunicaban sus revelaciones, representaban el modelo humano que más gustaba a Alah a través de sus expresiones y acciones, resumiendo, por su forma de vivir. Alá revela en el Corán que esos que siguen a sus mensajeros van a ser salvos. Por esa razón, la obediencia al Profeta (saas) es una obligación de la más grande consideración. Allah revela la consideración de la obediencia en el Corán: No enviamos más mensajeros que para ser obedecidos por el permiso de Allah. Si unicamente cuando se hubieran equivocado a sí mismos hubieran acudido a ti y pedido el perdón de Alá y el Mensajero hubiera pedido perdón por ellos, habrían encontrado a Alá siempre que regresaba, misericordioso. (Surat an-Nisa’: 64) Quien obedezca a Alá y al Mensajero va a estar con los que Alá ha bendecido: los profetas y los firmes defensores de la realidad, los mártires y justos. Qué increíble empresa son estas personas! (Surat an-Nisa’: 69) En numerosos versículos del Corán, Allah afirma que esos que obedecen a Sus mensajeros están en verdad obedeciendo a Allah. Esos que se rebelan contra estos mensajeros, por otro lado, se rebelan contra Alá. Algunos de estos versículos son: Quien obedece al Mensajero ha obedecido a Alah. Si alguien se otorga la vuelta, no te enviamos a ellos como su guardián. (Surat an-Nisa’: 80) Esos que te garantizan su lealtad juran fidelidad a Alá. La mano de Alá está sobre sus manos. El que rompe su promesa sólo la rompe contra sí mismo. Pero con respecto al que cumple el contrato que hizo con Alah, le pagaremos una enorme recompensa. (Surat al-Fath: 10) El Profeta (saas) además ha subrayado la consideración de la obediencia en los hadices:”El que me obedece, obedece a Alá, y el que me desobedece, desobedece a Alá, y el que obedece al príncipe que yo designe, me obedece a mí, y el que le desobedece a él, me desobedece a mí”. En el Corán, Alá detalla al Profeta (saas) como un asegurador y guía para los leales. Entonces, los musulmanes se refirieron a él en todos los asuntos, y solicitaron su permiso y su opinión antes de meterse en algún cosa. En relación a los temas sobre los que no lograron ponerse en concordancia entre ellos, aunque inclusive en los asuntos que lograron solucionar por sí mismos, o cuando han recibido novedades referentes a la seguridad, salud o economía de la red social de los leales, los llevaron en el instante al Profeta (saas) y acataron el consejo o satisfacción segura y creíble que él recomendaba. Este es un aspecto muy considerable de la moralidad, mandado por Alá en el Corán. En un versículo, entre otras cosas, ordena que todas las novedades sean enviadas al Profeta (saas) o a esos que lo representan. El versículo dice: Cuando la novedad de algún materia llega a ellos, la difunden, asi sea de naturaleza tranquilizadora o inquietante. Si lo hubiesen referido al Mensajero y a los mandos entre ellos, esos entre ellos capaces de discernir la realidad sobre ella habrían tenido un conocimiento correcto de ella. Si no fuera por el favor de Alá y su misericordia, todos ustedes habrían seguido a Satanás, excepto unos pocos. (Surat an-Nisa’: 83) Eso, desde luego, es un mandamiento muy bueno y sabio. Por un lado, cada orden y regla del Profeta (saas) está garantizada por Alá. Además, el Profeta (saas) era el integrante más sabio e capaz de la red social de los leales. En la mayoría de los casos, la mayor parte busca averiguar a la persona más capaz y la que mejor obedece su conciencia, oséa, la persona donde más tienen fé en algún asunto, para entablar una elección. Además de todas estas propiedades del Profeta (saas), otra inteligencia en todas las novedades reunidas en solo una persona es que esto proporcionará la preferible y más capaz respuesta porque todos los puntos del acontecimiento van a ser populares por solo una persona. En otro versículo, Alá ordena a los leales que hagan del profeta (saas) su juez en algún conflicto entre ellos. Es un mandamiento de Alá que todos estos desacuerdos tienen que ser llevados al Profeta

Post a Comment

Your email is kept private. Required fields are marked *