Dejar que los electos tengan el cielo

Cuando recibáis el Sello seréis seleccionados de Dios aunque no hayáis sido predestinados por Él desde el inicio. Y vas a ser elegido sin importar tus errores pasados. Tú vas a ser el preferido, porque Dios te va a recibir y te llamará Suyo. Varias personas fueron predestinadas o predefinidas por Dios desde el inicio. Estos son sin lugar a dudas los seleccionados de Dios. Pero otros son seleccionados por Dios luego de haber decidido venir a Dios. Aun si ustedes toman la elección de venir a Dios, van a ser seleccionados. Dios por el momento te escogerá en la selección. No habréis sido seleccionados desde el inicio, pero recibiréis una recompensa igual en la selección. Jesús ha dicho la parábola de un cabeza de familia. Cuando el dueño de la vivienda salió a contratar obreros en su viña, descubrió algunos a la primera hora y los contrató y trabajaron todo el día. Periódicamente, en todo el día, el dueño de la vivienda salía y contrataba más trabajadores. En el final del día, los que habían empezado temprano se pararon al costado de los que fueron contratados cerca del final del día. Había acordado con los obreros que empezaban a trabajar por el salario de los jornaleros. Pero cuando él dio el mismo salario a los que fueron contratados tarde en el día, los principiantes se quejaron. ¿No merecían más? Pero el cabeza de familia logró lo acertado al prestar a los que habían llegado la más reciente ocasión. Los principiantes pensaban que era injusto porque habían trabajado todo el día. Pero los que llegaron tarde tenían en cuenta que era justo que se les diera la posibilidad de trabajar además. Cuando seáis sellados seréis seleccionados de entre los que Dios creó el planeta, o seréis elegidos; un individuo que viene a Dios hoy, a quien Dios elige hoy, aunque no lo había planeado antes. Porque el inicio del día fue antes de que Dios creara la tierra y el primer hombre, Adán. Algunos de ustedes fueron contratados por Dios desde el inicio como esto. Esos son los predestinados. Pero otros fueron seleccionados por Dios luego de que vinieron a Dios después, aunque no los había agregado originalmente en la predestinación. Y hay algunos que terminan de llegar a Dios (y fueron seleccionados por Él) recientemente en esta generación. Además, hay personas que fueron criadas cristianas desde una edad temprana. Fueron seleccionados por Dios a una edad temprana. Y después están los seleccionados, seleccionados de Dios en sus años anteriores, aunque no conocieron a Dios en su juventud. Puedes ser sellado si jamás antes fuiste católico. Y no requieren tener certeza de que fueron predestinados para formar parte a Dios. Sólo necesitas creer que Jesucristo murió por tus errores y resucitó de entre los muertos para tomar Su trono eterno en el Cielo. La Prosperidad Verídica es ingresar al Cielo. Este amo de casa daba los salarios a sus obreros. Los salarios más importantes que usted tiene la posibilidad de recibir son las advertencias de su entrada al Cielo. Y el Sello es una de esas advertencias. Cuando seas sellado, Dios escribirá Su Nombre en tu frente. Vas a llevar Su Nombre para pertenecerle. Y cuando tú le perteneces aquí en la tierra, además le perteneces en el cielo. Porque en el Día del Juicio Final puedes enseñarle a Dios que fuiste sellado. Que tú le pertenecías a Él. Que Él te confió Su Nombre. Que tú eras el preferido por Él. Por eso el Sello es la posesión más importante que se puede conseguir. Es la recompensa más importante que se le puede ofrecer en este momento y para toda la vida, porque va a ganar la entrada al Cielo cuando reciba el Sello. Biografía del autor: Y en este momento Jason quisiera invitarte a recibir tu reporte GRATUITO ¿Estás cometiendo estos fallos como católico? en www.sealsecrets.com y “Get God’ s’ Seal of Approval’ and Get the Victory Over Evil” en www.sealofthesoul.com Jason Witt

Post a Comment

Your email is kept private. Required fields are marked *